Conoce los mejores campings en Barcelona

Campings en Barcelona

Barcelona es una ciudad diferente, llena de vida, de cultura y de historia. Para disfrutarla y descubrir todo lo que ofrece, lo mejor es encontrar un camping con buena conexión para visitar Barcelona.

Pues igual pensabas en un hotel, pero déjanos convencerte: elige un bungalow o una parcela en un camping en Barcelona. La mejor solución es reservar un camping cerca de Barcelona, para poder aprovechar las ventajas de esta ciudad sin sus inconvenientes.

Campings cerca de Barcelona

Para pasar unas vacaciones perfectas, elegir un camping cerca de Barcelona y en la playa es el mejor consejo que te podemos dar.

Así podrás disfrutar de unas excursiones a la ciudad condal, para visitar sus museos, pasear por sus calles llenas de magia, descubrir platos con nuevos sabores… Y todo ello, teniendo acceso desde tu camping a un entorno más tranquilo para relajarte.

Por ejemplo, puedes seleccionar un camping en la costa para tener acceso directo a playas con más espacio y menos gente. A no ser que prefieras un camping en las montañas de Barcelona para aprovechar los caminos de senderismo y la belleza pintoresca de pueblos medievales. Esto evidentemente viene con la posibilidad de disfrutar de las instalaciones modernas del camping: piscinas con toboganes y juegos acuáticos, programas de animación y espectáculos, pistas de deporte, restaurantes…

Bungalows en Barcelona

Si lo que buscas es comodidad en un mobil home o un bungalow en Barcelona, encontrarás lo que necesitas. Todos los campings cerca de Barcelona proponen, además de parcelas de camping para tiendas y caravanas, opciones de alojamientos que nada tienen que envidiar a las habitaciones de hoteles 5 estrellas.

Solo tendrás que elegir entre diferentes experiencias la que mejor se adapta a tus necesidades… ¡o simplemente te da más ganas !

Por ejemplo, si viajáis en pareja, podéis escoger un bungalow lujoso con acabados modernos, con su terraza privada, pero sobre todo su propio jacuzzi en la habitación. Eso en plena naturaleza, lejos de los pasillos de los hoteles, de los ascensores y del tráfico de la ciudad.

Otra experiencia ideal en familia, es la del Glamping: al exterior son tiendas, pero por dentro son auténticas casitas de madera. Tienen toda la comodidad que buscas, y un atmósfera de aventura que a los niños les encanta. ¡A los padres también claro, ya que estos glampings cerca de Barcelona se encuentran a unos pasos de la playa! Hay para todos los gustos, algunos con una habitación buhardilla y un espacio de juegos secreto debajo.

Evidentemente, los mobil homes y bungalows típicos también siguen y seguirán existiendo, gracias a diseños cada vez más ingeniosos y modernos. Aunque pueda ser complicado, también encontraréis algunos que aceptan tu mascota, que sea en la montaña o en un camping de Barcelona en la playa.

Entonces se acabaron las excusas: ¡el camping es lo que necesitas!

Acampar en Barcelona

También hemos pensado en los que no van a ninguna parte sin su autocaravana o tienda. ¡Acampar en Barcelona es posible! Si buscas una parcela de camping cerca de Barcelona para venir con tu tienda, furgo, caravana o autocaravana, encontrarás campings que cumplen tus expectativas.

Por un lado, puedes regalarte el lujo de despertar en primera línea de mer, con el sonido de las olas y vista hasta el horizonte. Algunas parcelas se encuentran a dos pasos de la arena, pero siguen teniendo conexión eléctrica, y sanitarios limpios muy cerca. Y así el día que te apetezca, puedes coger el coche, o dejarlo en el parking y subir al tren, para llegar a Barcelona en una hora.

Por otro lado, por qué no montar tu tienda o aparcar tu autocaravana en una parcela en plena naturaleza, lejos de la contaminación y del agua salada. En un camping a 1h30 de Barcelona, nos vemos en las montañas de la comarca de Osona. Es el lugar perfecto para descansar en un entorno natural tranquilo, cerca de pueblos pequeños, de rutas de senderismo, y del bosque.

Tu estancia en Barcelona

Desde tu camping cerca de Barcelone, podrás coger tu coche o aprovechar la conexión con el tren o el bus para ir a Barcelona. A veces también proponen excursiones en bus con visitas guiadas incluidas.

¿Qué hacer con niños en Barcelona?

Porque visitar Barcelona con niños necesita un poco de planificación. Las atracciones y los monumentos típicos que encontrarás en cualquier guía (y en este artículo también) no siempre son muy atractivos para los más peques.

Sin embargo, muchos museos y lugares son más apropiados o interesantes para los niños. ¿Qué harías con peques que se aburren a la que les hablas de catedrales y de épocas pasadas? Pues aquí te dejamos unas ideas para hacer planes con niños en Barcelona.

  • Cosmocaixa: para los peques científicos, este gran museo de la ciencia propone una exposición permanente variada. Los niños no serán pasivos, gracias a módulos interactivos que le permitirán tocar, aprender, hacer experimentos… También tienen un pequeño bosque tropical y un gran acuario.
  • Parque de la Ciudadela y el Zoo: este gran parque os permitirá escapar un instante de las calles de la ciudad. Podréis dar un paseo en familia, encontraros con una estatua de mamut, alquilar una barca para navegar en el estanque… Y por supuesto, hay que dar una vuelta por el Zoo de Barcelona, cuya entrada se encuentra al final del parque. Los niños estarán encantados de ver tantos animales que nunca han visto.
  • Museo del chocolate: no nos olvidamos de los más gourmets. Dejados guiar por el olor a chocolate hasta encontrar este museo entre el Parque de la Ciudadela y el Museo Picasso. Allí descubriréis la historia de este ingrediente, así como el proceso desde el árbol hasta vuestro plato. También tienen una colección de esculturas de chocolate de personajes de ficción, históricos… Lo difícil será salir por la tienda sin comprar nada de todo el chocolate de calidad que tienen.
  • Las Galerías Maldà y el “triángulo friki” son un área obligatorio para los niños, grandes y pequeños. Son sitios llenos de tiendas para fans de series, animes, videojuegos, juegos de rol, etc. Tienen referencias retro y más actuales, así que hay para todos los gustos y edades. Las Galerías Maldà, a dos pasos de la Rambla, tienen tiendas dedicadas exclusivamente a Harry Potter o Dragon Ball por ejemplo. El triángulo friki por otro lado está compuesto de librerías, ludotecas, tiends de videojuegos retro… ubicadas por la zona que va del Arco de Triunfo hasta la Plaza Tetuan (Passeig Sant Joan y calles alrededor).
  • Laberinto de Horta: para pasar una tarde al aire libre lúdica pero lejos de las pantallas. El Parque del Laberinto de Horta es un jardín que fue encargado por un marqués y diseñado por un italiano, un francés y un catalán. Este parque se volvió público en 1971, llegando a ser un lugar de paseos en una biodiversidad acogedora, entre pabellones y pequeños templos. A los niños les encanta buscar su camino por el laberinto.

¿Qué ver en Barcelona?

Por supuesto no podíamos proponer actividades en Barcelona sin hablar de los lugares y monumentos turísticos imperdibles de esta maravillosa ciudad. Su historia, su arquitectura, sus calles, son el reflejo de varios siglos de influencias diversas, donde se sigue viviendo tranquilamente en un entorno cosmopolita.

Entonces si os venís de vacaciones a Barcelona, tenéis que visitar, o al menos ver de cerca, los siguientes sitios:

  • La Sagrada Familia: sus dos fachadas, sus interminables obras cuyos progresos sí se pueden observar, sus vidrieras que envuelven su interior de luces oníricas… Ya no presentamos esta joya del arquitecto Antoni Gaudí.
  • La Catedral: esta catedral del siglo XIV es un edificio espléndido que se puede visitar (piensa en cubrir tus hombros y tus rodillas). La visita acaba por el claustro y su pequeño jardín, un enclave de paz en medio de la ciudad.
  • El Passeig de Gracia, la Casa Batlló y la Pedrera: esta avenida, como los Champs Élysées de París, es el sitio obligatorio para grandes marcas de gama alta y de lujo. Pero también es donde se encuentran dos casas imaginadas por el arquitecto Gaudí: la Casa Batlló y la Pedrera (o Casa Milà). Las dos son muy guapas por dentro, y hasta sus fachadas os harán levantar la mirada para contemplar sus detalles.
  • Plaça Catalunya y La Rambla: por la Rambla cuidado con las trampas para turistas, pero es un paseo bonito entre la Plaza Cataluña y el Monumento a Colón. Por el camino están artistas callejeros y pequeños kioscos de suvenirs y dulces. Y por supuesto, el Mercado de la Boquería, un mercado cubierto grande por un lado de la Rambla.
  • El Parque Guëll: una obra más de Gaudí por si nos faltaba, el Parque Guëll es una mezcla maravillosa e ingeniosa entre naturaleza ordenada y arquitectura inspirada de la naturaleza. Podréis pasear con calma y disfrutar de la música de los artistas entre los arcos.
  • El Tibidabo: es el punto más alto del macizo de Collserola. Allí está el parque de atracciones del Tibidabo, todavía de pie después de más de 100 años (con reformas y mejoras entre medio, esté claro). A los niños les encanta, y a los padres también por las increíbles vistas.
  • Montjuïc y el Poble Espanyol: Montjuïc es el nombre de la colina que domina la ciudad de Barcelona. Por extensión también se llama así el barrio alrededor, las Fuentes Mágicas con su espectáculos de luz y sonido cada verano, y también el teleférico (el cual os puede llevar hasta el Tibidabo). En el barrio de Montjuïc encontraréis el Poble Espanyol. Es un espacio de 40.000 m2 con recreaciones de casas y edificios de toda España, y talleres de artesanía de toda la península.

Por otra parte, no dudéis en ir a pasear por los barrios del Born y el Gótico, y el de Gràcia. El laberinto de sus calles invita a la aventura, para descubrir sus tiendas y sus restaurantes. Y es que hay una gran variedad de comercios donde encontrar suvenirs, ropa y regalos, y de restaurantes con sabores diferentes y nuevos.

El barrio de Gràcia es más como un pueblos y te hace olvidar que estás en medio de una ciudad tan grande como la de Barcelona. Si vienes en agosto es perfecto porque son las fiestas del barrio. Los vecinos de Gràcia decoran sus calles para competir y ver quién mejor recicla y más imaginación tiene. Es un festival de colores y sonidos con un encanto muy peculiar.

¿Y cómo no irse de tapas? Si os apetece hacerlo de verdad, es decir en varios establecimientos la misma noche, pues hay algunas zonas recomendadas. El Carrer de Blai (Poble Sec), la Rambla del Poblenou (Poblenou), el barrio de la Barceloneta o el de Sant Antoni, están repletos de sitios de tapas y pinchos deliciosos.

Pero vamos, si estáis hartos de tapas (aunque nos cueste creerlo) y queréis viajar un poco, estáis en la ciudad ideal. Encontraréis restaurantes de cocina catalana tradicional, pero también de América Latina (México, Venezuela, Perú… y más) o de Asia por ejemplo (Japón con bufets, o más elaborados y gastronómicos, pero también China, Vietnam, Tailandia, Corea del Sur, Nepal…).

¡En Barcelona, ni los padres, ni los niños, ni sus papilas gustativas se aburren!